Para muchos aficionados es simplemente un hobby, para otros una auténtica forma de arte. Seamos realistas: el cultivo de marihuana, aunque agradable y relajante, requiere varios intentos, mucha práctica pero, al mismo tiempo, implica inevitablemente errores pequeños o grandes. Evitarlos sin duda puede facilitar: no hace falta decir que aprender lo que siempre se ha considerado la base del cultivo de cannabis es absolutamente esencial.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que tal práctica, de hecho, ciertamente es mas complejo de lo que podría pensar inicialmente: si el objetivo es obtener los resultados más satisfactorios posibles, es necesario invertir tiempo, pasión, dedicación y cariño, de forma que se garantice a las plantas un óptimo desarrollo y crecimiento.

L ‘experiencia juega un papel importante pero prestar especial atención y adoptar unas sencillas precauciones le permite evitar errores en el cultivo de cannabis, devolviendo el cultivo deseado. Por lo tanto, hemos decidido crear una guía de los errores más comunes que generalmente se pueden cometer al elegir cultivar marihuana: de esta manera podrás aventurarte entre las múltiples facetas que hacen única esta práctica, obteniendo con mayor facilidad los resultados deseados.

Lugar inadecuado para el cultivo

Lugar inadecuado para el cultivo

Cuando esté a punto de embarcarse en el agradable camino vinculado a cultivo de marihuana, el lugar o espacio en el que se introducirán las plantas juega un papel fundamental. Si prefiere el ambiente hogareño y por lo tanto el cultivo interior, se debe tener en cuenta que será recomendable obtener con anticipación todo el equipo útil y necesario: caja de cultivo, los sistemas de ventilación y ventilación, el suelo y la iluminación adecuada son todos elementos esenciales y ciertamente no deben subestimarse.

Por otro lado, si opta por la cultivo al aire libre conviene no subestimar laimportancia de su privacidad, teniendo cuidado de colocar las plantas lejos de miradas indiscretas. Es cierto que el balcón aparentemente constituye el lugar ideal, ya que está bien iluminado y adecuadamente expuesto a la luz solar, pero los vecinos y espectadores aún pueden considerar las plantas un tabú, involucrando consecuencias inevitables y desagradables. Como dicen en estos casos, ¡la precaución nunca es demasiada!

Semillas pobres o semillas de origen dudoso

Entre errores mas comunes relacionado con cultivo de cannabis, las más frecuentes, sin duda, implican la elección de la genética y los dioses. semillas: su calidad debe representar un punto fundamental al emprender esta práctica, porque es una característica que contribuye significativamente al éxito de la cosecha.

Semillas viejo, mal conservado y de origen dudoso no permitirá que la hierba alcance su máximo potencial, independientemente del esfuerzo realizado. Genéticas de notable calidad permiten una amplio margen de maniobra, partida campo libre para la experimentación y al mismo tiempo asegurando resultados siempre satisfactorios, en cuanto a inflorescencias y consecuentemente la concentración de principios activos como THC es CBD. Este es un error común, especialmente entre los principiantes que, dada su inexperiencia, a menudo descuidan este factor, considerándolo insignificante.

Suelo viejo o pobre

Suelo viejo o pobre

La capa superficial del suelo su calidad puede variar significativamente, dependiendo de sus características: entre los errores más comunes está la creencia de que este material orgánico es igual entre sí. El cannabis requiere nutrientes específicos, de los que se habla cultivo interior a partir de ambientes exterior: un suelo viejo, pobre o de mala calidad puede no tener la nutrición necesaria para garantizar el correcto desarrollo y posterior crecimiento de las plantas. Por lo tanto, es mejor verificar todas las características antes de comprar, teniendo cuidado de analizar cuidadosamente la composición. Por lo tanto, están disponibles en el mercado específicamente suelos para canabis, de excelente calidad y capaz de garantizar los mejores resultados, con el mínimo esfuerzo.

Forzar la germinación

Allí germinación representa la fase más delicada e importante de todo el proceso de crecimiento de la planta de marihuana, esto porque en primeras etapas de desarrollo, los brotes parecen particularmente vulnerables: incluso una leve presión es suficiente para dañarlos, quizás simplemente en un intento de descubrirlos, monitorear su progreso o mover el sustrato.

La “nacimiento del brote “ suele tardar unos diez días: nunca cometa el error de ser demasiado impaciente, dejando que la naturaleza siga su curso con total tranquilidad y sin ningún tipo de forzamiento.

Poda excesiva

Poda excesiva

Allí poda representa la técnica necesaria para dar forma a las plantas de cannabis, estimulando sus energías y permitiéndoles crecer fuertes y saludables, todo ello mediante la eliminación de ramas y hojas pequeñas superfluas e inútiles.

A poda excesiva o demasiado profundo y bien realizado “Extremo” puede comprometer el cultivo, representando un impacto considerable precisamente para las plantas que inevitablemente sufrirían un “trauma”, el mismo que incluso podría causarles la muerte. Por tanto, es importante eliminar solo las partes realmente superfluas y siempre de forma progresiva, utilizando el debida precaución, especialmente si eres principiante.

Raíces demasiado enredadas

Cuando se trata de cultivo de cannabis, incluso las raíces no deben descuidarse: de hecho necesitan un espacio adecuado para desarrollarse correctamente, poniendo así en práctica su función. Las raíces sanas, por grandes que sean y unidas en una madeja sólida, devuelven una planta igualmente sana y resistente. Sin embargo, si el raíces no tienen el espacio necesario para expandirse, gracias por ejemplo a un pequeño jarrón, pueden enredarse sobre sí mismos, provocando un sistema raíz excesivamente compacto lo que no permitirá que la planta absorba adecuadamente los nutrientes esenciales. Este error es fácilmente predecible: la elección de macetas suficientemente grandes donde las raíces puedan desarrollarse y crecer libremente es fundamental. De lo contrario, el trasplante.

Abuso de fertilizantes

Abuso de fertilizantes

Cuando se trata de fertilizantes, una deficiencia parece cada vez menos dañina que un abuso de nutrientes: la sobrefertilización de hecho, puede implicar unacción absolutamente deletérea sobre la salud de las plantas de marihuana mientras que, por otro lado, escasez simplemente reducirá el rendimiento de la producción sin causar el daño permanente y letal típico deabuso de fertilizantes.

LEER
Venta de marihuana online

Regalos de cannabis necesidades nutricionales especiales: las proporciones de fósforo, nitrógeno es potasio por tanto, deben ser apoyados y respetados con precisión, limitando más bien la administración, especialmente en presencia de variedad de marihuana de de las cuales no se conocen completamente todas las características. Es posible aumentar la dosis solo en un momento posterior, actuando con cuidado y atención especial.

Niveles inadecuados de luz y humedad.

Niveles inadecuados de luz y humedad.

Niveles de luz inadecuados, tanto excesiva como escasa, puede comprometer significativamente la salud de las plantas de cannabis, reduciendo su capacidad para asimilar todos los nutrientes necesarios, ralentizando la fotosíntesis y, en casos extremos, dando lugar a la llamada “extensión”, Donde los tallos, en ausencia de luz, tienden a estirarse en un intento de acercarse a la fuente de luz.

Lugar específico Focos LEDal adherirse escrupulosamente al fotoperiodo requerido, asegura un rendimiento de producción óptimo. De lo contrario, la exposición excesiva de las plantas a la fuente de luz puede resultar estrés termal, terminando literalmente quemando las hojas y debilitando los ejemplares: es fundamental en estos casos mantener una distancia de unos 30 cm de la planta a la fuente de luz para preservar mejor su salud, permitiéndole implementar el relativo procesos de crecimiento y desarrollo correcto.

Asimismo, el nivel de humedad: un porcentaje excesivamente alto puede dar lugar a la formación de mohos y hongos. Si, por el contrario, se reduce la humedad, la planta puede sufrir un estrés considerable, siendo obligada a absorber una cantidad excesiva de agua, hasta “ahogarse”. Por lo general, la humedad siempre debe asentarse. Entre 40% y 50% durante el etapa de floración es entre 50% y 60% durante el fase de crecimiento.

Olvida la importancia del pH

Cuando entras en el mundo fantastico de El cultivos de cannabis, parece esencial controlar el pH del sustrato. De hecho, el cannabis es capaz de absorber todos los nutrientes necesarios, solo cuando los valores caen dentro de un rango bien definido: Niveles excesivos, además de marcadamente reducidos, pueden afectar a las plantas, llevándolas inevitablemente a enfermarse. El sustrato debe tener siempre un pH entre 6.0 y 7.0. En cultivo hidropónico o sin suelo entre 5,5 y 6,5.

El pH en sí se puede controlar fácilmente integrando productos específicos al agua que pueden reducir o elevar su nivel de manera óptima. Sigue siendo esencial tener kit de medición de pH o un simple medidor de pH.

Riego y ventilación incorrectos

Un error tan grave como común es regar en exceso tus plantas o esquejes de cannabis. Si no tiene experiencia en particular, interprete el necesidades de agua del cultivo de marijuana puede que no parezca tan inmediato. Es aconsejable tener siempre presente que el exceso es ciertamente más dañino que una deficiencia: por lo tanto, es mejor no exagerar.

A escasez de agua se manifiesta por medio de hojas que tienden a doblarse hacia abajo, apareciendo casi sin vida, situación que, sin embargo, se remedia fácilmente regando repetidamente después de algunas horas. En cambio, un exceso puede conducir clorisis o hacer que las raíces se pudran. Por tanto, es importante dar a las plantas la oportunidad de absorber el agua correctamente, evitando riegos demasiado frecuentes. Simplemente tocando la superficie del sustrato es posible entender si las plantas necesitan agua, notando si está seco.

Otro error que también es bastante común viene dado por uno ventilación incorrecta, especialmente en cultivos de cannabis interior: por tanto, es necesario asegurarse de que el espacio utilizado para esta práctica cuente con un sistema de ventilación eficiente y en perfecto funcionamiento, esto para asegurar la correcta circulación del aire, necesaria para favorecer el crecimiento, haciendo los tallos en consecuencia más resistentes.

Al contrario, uno ventilación incorrecta no permitirá que las plantas reciban el cantidad de CO2 necesario fotosíntesis, lo que ralentiza su desarrollo y al mismo tiempo promueve la formación de hongos.

Forzando la colección de inflorescencias.

Cuando las plantas alcanzan el etapa de floración avanzado, nutren el deseo de cortar prematuramente las inflorescencias para probar su calidad, gracias al característico y agradable aroma acre que suelen emanar. Cortarlas prematuramente puede afectar el rendimiento de la cosecha: por lo tanto, es necesario determinar exactamente el período más adecuado para proceder, analizando a fondo las características de las inflorescencias, utilizando una lupa o una lente macro fotográfica para examinar su tricomas. Este último debe aparecer opaco y de color ámbar lechoso para garantizar los efectos beneficiosos de la resina de cannabis, expresando al máximo concentración de cannabinoides THC es CBD.

Descuidar su privacidad

Entre las principales razones que involucran a la confiscación por la policía o el robo de plantas canabis Aparece la particular propensión a hablar de cultivación con los amigos, potenciando sus características y éxito. Un error de principiante que siempre debe evitarse. Es mejor no sentirse abrumado por el orgullo y guardar silencio tanto como sea posible. Este comportamiento es la única regla de seguridad útil para garantice su privacidad, evitando toparse con riesgos desagradables o, peor aún, consecuencias criminales.