¿Qué es el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide es una red de receptores de cannabinoides situada en el cerebro y en todo el sistema nervioso central y periférico, formada por lípidos neuromoduladores y sus receptores.

Los receptores del sistema endocannabinoide son una familia de proteínas receptoras que se encuentran en todo el cuerpo. Se cree que estos receptores juegan un papel importante en la regulación de diversos procesos fisiológicos, incluyendo el dolor, el estado de ánimo, el apetito, la memoria y el metabolismo.

Existen dos tipos de receptores del sistema endocannabinoide: los CB1 y los CB2. Los CB1 se encuentran predominantemente en el cerebro y en el sistema nervioso central, mientras que los CB2 se encuentran principalmente en el sistema inmunológico. Los receptores del sistema endocannabinoide se han implicado en el tratamiento de diversas enfermedades, incluyendo la epilepsia y el dolor crónico entre otras. Debido a su potencial terapéutico, se está investigando el uso de fármacos que actúen sobre estos receptores como tratamiento para estas enfermedades.

Su papel en la regulación de estos procesos se consigue mediante la liberación de endocannabinoides, que son pequeñas moléculas que se unen a los receptores cannabinoides y los activan.

 

Se ha demostrado que el sistema endocannabinoide desempeña un papel en muchas enfermedades y trastornos, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington, la esclerosis múltiple, los trastornos de ansiedad y la depresión.

 

El sistema endocannabinoide está formado por tres elementos: receptores, enzimas y endocannabinoides. Todas estas partes funcionan igual independientemente de si una persona utiliza o no CBD.

 

¿Cuáles son las funciones del sistema endocannabinoide?

Las pruebas y ensayos realizados hasta el momento sugieren que desempeña un papel en la regulación de:

•   El sueño

•   Función del sistema cardiovascular

•   La formación de los músculos

•   Remodelación y crecimiento de los huesos

•   Función del hígado

•   El dolor crónico

•   Inflamación y otras respuestas del sistema inmunitario

•   Estado de ánimo

•   Aprendizaje y memoria

•   Control motor

•   Función del sistema reproductivo

•   Estrés

•   Apetito y digestión

•   Metabolismo

•   Función de la piel y los nervios

 

Todas estas funciones contribuyen a la homeostasis, que es la estabilidad del medio interno. El sistema endocannabinoide devuelve al cuerpo a su funcionamiento ideal cuando fuerzas externas, como el dolor o la fiebre, alteran la homeostasis.

 

Hoy en día, los científicos creen que la función principal del sistema endocannabinoide es mantener la homeostasis.

 

¿Cómo funciona el CBD con el Sistema endocannabinoide?

El impacto del CBD en el sistema endocannabinoide es complicado y no se conoce bien. Una de las sorpresas puede ser que el CBD tiene una baja afinidad por los receptores endocannabinoides. Esto significa que, para los receptores, el CBD no es un compuesto de “primera elección” y preferirían por ejemplo a la anandamida, que es innata en el cuerpo humano.

 

Como vemos, el sistema endocannabinoide no sólo responde a los endocannabinoides producidos en el cuerpo, sino también a los cannabinoides externos, como el fitocannabinoide cannabidiol (CBD). Si te planteas probar el CBD en forma de flores o de aceite te recomendamos hacerlo en una tienda CBD con experiencia.

Las interacciones entre el CBD y el sistema endocannabinoide (SEC) son complejas y todavía no se entienden por completo. Sin embargo, se sabe que el CBD puede modular el SEC, lo que significa que puede afectar la forma en que funcionan las moléculas de cannabis en el cuerpo.

El SEC se compone de una red de receptores y moléculas que interactúan entre sí para regular las funciones del cuerpo. Esta red está involucrada en muchos procesos, incluyendo el dolor, el estado de ánimo, el apetito, la memoria y el equilibrio. Los cannabinoides, incluyendo el CBD, interactúan con esta red para regular estas funciones.

Se cree que estas propiedades se deben en parte a las interacciones del CBD con el SEC. El CBD puede modular el SEC para reducir el dolor y mejorar el estado de ánimo. También se cree que el CBD puede ayudar a regular el apetito y el equilibrio. Se están realizando más investigaciones para descubrir las interacciones exactas del CBD con el SEC y para descubrir todos sus potenciales usos terapéuticos.

 

LEER
¿Pronto la prohibición de las flores de CBD en Francia?

Receptores CB1 y CB2

Hay dos tipos de receptores en el sistema endocannabinoide: CB1 y CB2.

Ambos trabajan juntos para mantener la salud humana, con el CB1 centrado en el cerebro y el sistema nervioso central, mientras que el CB2 se encuentra sobre todo en los órganos periféricos relacionados con la inmunidad.

Los receptores CB1 y CB2 son proteínas ubicadas en la membrana celular que reconocen y se unen a los endocannabinoides, una clase de moléculas que se encuentran en el cuerpo y que están involucradas en varias funciones biológicas. Los receptores CB1 se encuentran en mayor concentración en el cerebro, el sistema nervioso central y en el hígado, mientras que los receptores CB2 se encuentran en mayor concentración en el sistema inmune.

La activación de los receptores CB1 y CB2 produce una variedad de efectos biológicos, incluyendo la analgesia, la modulación de la inflamación, la regulación de la temperatura corporal y la modulación del apetito. Los endocannabinoides también están involucrados en el control del movimiento de las células, el desarrollo del embrión, la función del sistema inmune y el metabolismo de la glucosa.

Los investigadores están continuamente investigando el papel de los receptores CB1 y CB2 en la salud y en la enfermedad, con el objetivo de desarrollar nuevos tratamientos para una variedad de condiciones médicas.

 

El CBD, el CBN y el THC son como una cerradura y una llave que encajan en los receptores humanos existentes. Por ejemplo, el THC puede entrar en el receptor CB1, mientras que el CBN lo hace en el receptor CB2; por otra parte, el CBD es capaz de entrar en los receptores CB1 y CB2.

 

Las ventajas de activar los receptores CB1 pueden ser:

 

•   Ayudar en episodios de depresión.

•   Reducir la inflamación intestinal.

•   Reducir la presión arterial.

•   Ayudar a combatir la ansiedad.

 

Algunos de los beneficios de la activación de los receptores CB2 están relacionados con las funciones del hígado y los riñones, la salud de los huesos y la piel y las enfermedades relacionadas con el dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *