En términos generales, en lo que respecta a los compuestos e ingredientes activos que se encuentran comúnmente en el cannabis, los más mencionados son sin duda el THC y el CBD. Sin embargo, la composición del cáñamo sativa está determinada por el más allá 80 cannabinoides entre los que aparece CBN o cannabinol, cada vez más conocido gracias sobre todo a los numerosos estudios dirigidos a evaluar su aplicación y efectos relacionados en el campo médico-científico. Su concentración dentro de las inflorescencias de cannabis no supera el 1% y el propio CBN tiende a representar una especie de efecto colateral dado por un “condimento” excesivo o secado de pasto: de hecho es la consecuencia directa de la degradación del THC debido a la exposición directa a fuentes de calor u oxígeno que favorecen su procesos oxidativos, comprometiendo inevitablemente la calidad del material vegetal.

¿Qué es el cannabinol?

El cannabis incluye más allá 80 cannabinoides diferentes, cada uno de los cuales juega su propio papel en la determinación de los beneficios típicos asociados con la planta herbácea. THC o tetracannabidiol y CBD o cannabidiol son sin duda los más reconocidos y conocidos: el primero representa el compuesto activo por excelencia presente en la marihuana hidropónica, que determina las características efectos psicotrópicos y psicoactivos hierba, mientras que esta última es directamente responsable de las principales acciones terapéuticas aplicado principalmente en el campo médico. Sin embargo, el THC y el CBD no están solos: desde hace años, el CBN o cannabinol es objeto de investigaciones y estudios científicos en virtud de sus característicos efectos sedantes. De hecho, fue el primer cannabinoide que se aisló incluso anticipándose al THC: el descubrimiento de su estructura química, compuesta por 21 átomos de carbono, 26 de hidrógeno y 2 de oxígeno, se remonta a la década de 1940 por el trabajo del Dr. Roger Adams, aunque, sin embargo, el aislamiento de esta molécula tuvo lugar sólo en 1963 cuando Raphael Mechoulam comenzó a demostrar sus beneficios terapéuticos a través de pruebas de laboratorio controladas.

Inicialmente se creía que era el responsable de los efectos psicoactivos del cannabis, el CBN se colocó en segundo plano solo después del descubrimiento del THC: vuelve a ser objeto de estudio con la llegada del legalización global y marihuana legal en Italia.

Aunque está estrechamente relacionado con el THC puro, no tiene efectos psicoactivos: a diferencia de otros cannabinoides, el CBN no proviene directamente de la planta sino que es el fruto de un verdadero proceso de oxidación del tetracannabidiol, lo mismo que ocurre al secar y almacenar el cannabis durante un período de tiempo prolongado. Por otro lado, están comprobados los marcados efectos calmantes y relajantes que contribuyen a que sea al menos similar al CBD, especialmente cuando se toma en combinación con THC. Aunque actúa como un agonista débil de la Receptores CB1 presente en el cerebro, tiene una mayor afinidad con el Receptores CB2 presente en cambio en las células inmunes: en virtud de su selectividad discreta como agonista en el receptor CB2, por lo tanto, se utiliza principalmente como inmunosupresor. Esto significa que el cannabinol, aunque no tiene la capacidad de unirse a los receptores cannabinoides, tiene un efecto potente, predominantemente sedante: numerosos estudios han demostrado de hecho cómo 5 mg de CBN es tan eficaz como 10 mg de diazepam o productos farmacéuticos alternativos que comparten propiedades sedantes similares.

Efectos principales del cannabinol

Si bien tiene propiedades sedantes, el CBN no es psicoactivo, lo que representa precisamente por esta razón un objeto particularmente interesante cuando se evalúa desde el punto de vista terapéutico: sin embargo, el contenido de CBN comúnmente presente en el cannabis parece decididamente bajo, rara vez excede una concentración igual al 1% para cada inflorescencia seca. Sin embargo, este factor no afecta la respuesta del organismo, tras la ingesta del principio activo: de hecho, son muchos los estudios que en los últimos años han demostrado cómo el cannabinol estimularía el crecimiento del tejido óseo, reclutando, aunque sea de forma indirecto, un número lejos de ser pequeño de células madre mesenquimales directamente de la médula ósea circundante, lo que representa una característica que en el futuro podría hacer que el ingrediente activo sea extremadamente efectivo en el tratamiento y la regeneración de fracturas de hueso.

Estudios e investigaciones científicas han demostrado que el cannabinol es responsable de una marcada acción relajante capaz de mejorar significativamente la calidad del sueño. También combinado con los diferentes terpenos, el CBN también tiene propiedades analgésicas, anticonvulsivas y ansiolíticas y, aunque el interés médico del cannabinol siempre ha sido limitado en comparación con los cannabinoides más conocidos THC y CBD, hasta la fecha las investigaciones afirman que podría representar entre otras cosas, también un poderoso agente antibacteriano contra cepas de bacterias particularmente persistentes como MRSA, típicamente resistentes a los antibióticos tradicionales.

LEER
Descubriendo la piña express una de las variedades de cannabis

El CBN también puede representar un potente neuroprotector. A través de un estudio realizado en roedores, los investigadores utilizaron CBN como tratamiento contra la ELA, comprobando cómo era capaz de retrasar la aparición de esta enfermedad. Aunque aún no se han realizado estudios en el cuerpo humano, este factor podría revelar la eficacia del cannabinol en el tratamiento de patologías degenerativas.

Investigaciones posteriores realizadas de la misma manera en cobayas de laboratorio revelaron cómo el CBN ha aumentado progresivamente la cantidad de alimento ingerido por los roedores, por lo que se plantea la hipótesis de que también es eficaz para estimular el apetito. Dado que los pacientes que padecen trastornos alimentarios a menudo temen la ingesta de THC, responsable de los llamados munchies, precisamente por los efectos eufóricos característicos, el CBN podría ofrecer potencialmente una alternativa válida en el tratamiento de la pérdida de apetito por VIH, sida, anorexia. , bulimia o simple pérdida de apetito.

El CBN también podría resultar útil en el tratamiento del glaucoma. Un estudio realizado en conejos ha demostrado cómo el cannabinol, al igual que el THC, es capaz de reducir la presión intraocular, principal factor de riesgo ligado a esta patología: sin embargo, esta investigación está todavía en pañales y hasta ahora no ha revelado de forma concreta el mayor efectividad del ingrediente activo en comparación con los fármacos convencionales habituales que se utilizan para tratar el glaucoma. Por lo tanto, solo más investigaciones podrán demostrar si los cannabinoides son realmente capaces de compensar eficazmente cualquier tipo de tratamiento contemplado por la medicina tradicional. Por último, pero ciertamente no en orden de importancia, el CBN podría resultar decisivo en el tratamiento de patologías que afectan al sistema osteoarticular como la artritis reumatoide gracias a su típica acción antiinflamatoria.

Aunque todo está aún por demostrar, es plausible argumentar que los múltiples potenciales del cannabinol pueden en el futuro apoyar el tratamiento de varias enfermedades más o menos discapacitantes, ayudando de manera efectiva a la acción ahora conocida del CBD.

Diferencias entre Cbn, Cbd y Thc

LA cannabinoides tienen diferentes propiedades químicas y efectos igualmente diferentes, susceptibles, según la dosis, a la predisposición del sujeto así como a los métodos de ingesta de cannabis. Comúnmente presente en las plantas de cannabis sativa, al tomar marihuana medicinal es posible tomar genéricamente una amplia gama de ingredientes activos, incluidos THC, CBD y CBN. Sin embargo, cada principio activo puede extraerse y aislarse, así como producirse en forma sintética de forma que se aprovechen sus propiedades individuales, sin exponer al organismo a esta gama en su totalidad, factor que suele generar cierto escepticismo en consumidores ocasionales de hierba, gracias a las temidas manifestaciones de euforia propias de la sustancia. Cada cannabinoide tiene características distintas: la principal es sin duda el THC o tetracannabidiol, una sustancia psicoactiva capaz de afectar significativamente las funciones y estado mental, aunque alterando temporalmente el estado de ánimo, la percepción y el comportamiento. Las muchas variedades de cannabis disponibles tienen diferentes concentraciones de THC que a su vez producen efectos psicoactivos de diferente magnitud. Sin embargo, el mismo ingrediente activo se usa generalmente en el tratamiento de afecciones como náuseas, falta de apetito, glaucoma, manifestaciones dolorosas.

A diferencia del THC, el CBD o el cannabidiol no tiene efectos psicoactivos y no altera en modo alguno el estado mental, así como el comportamiento y la percepción: provoca una acción calmante y relajante, por lo que ahora se usa ampliamente para tratar estados de ansiedad, depresión, pánico e insomnio, además de representar obviamente una terapia del dolor eficaz y cada vez más extendida. La CBD o cannabinol en cambio, todavía genera numerosas dudas sobre i posibles efectos psicoactivos: algunas investigaciones mencionan esta acción como ausente, otras la definen como leve y aunque parece tener efectos sedantes potencialmente poderosos, todavía estamos lejos de definir en concreto cuál podría ser su potencial real.

¿Es el cannabinol psicoactivo?

La cannabidiol o CBN se considera psicoactivo? La respuesta es incierta ya que todas las investigaciones realizadas hasta ahora sobre el principio activo, han tomado como referencia ratones o cobayas de laboratorio, no determinando así una comparación con respecto al organismo humano. Por lo tanto, sería solo ligeramente embriagador. en la proporción de ¼ en comparación con el THC en términos de poder, cannabinoide del que deriva gracias a la relativa degradación promovida por la exposición prolongada de los cogollos de marihuana secos a fuentes de oxígeno y calor.