Cada vez más personas eligen contratar canabis usando el vaporizador de hierbas, un dispositivo pequeño y práctico lo que permite calentar la materia vegetal, evitando su combustión.

¿La razón? Muy sencillo, ya que esta solución potencia todo el aroma debuena hierba, evitando no solo la posible mezcla con tabaco, sino que ocurre enrollar un porro, sino también la formación de sustancias pertenecientes al propio proceso de combustión, potencialmente nocivas para la salud, en particular para el sistema respiratorio.

En este sentido, hemos optado por elaborar una guía útil me dediqué a mejores vaporizadores para marihuana, tanto para el neófito que se acerca por primera vez a este dispositivo, como para el usuario asiduo que quiere saborear todo el sabor de la marihuana sin compromiso, para facilitar una posible elección de compra.

Vaporizador de marihuana: que es y por que deberías usar uno

Vaporizador de marihuana: que es y por que deberías usar uno

La vaporizador de hierbas es un pequeño dispositivo alimentado por una batería o alternativamente conectado a una toma de corriente, destinado a convertir la materia vegetal en vapor, en este caso las inflorescencias de cannabis, conservando todas las propiedades así como el aroma y los principios activos THC es CBD contenida en el mismo.

Muchos vaporizadores también te permiten vaporizar Cristales de CBD, Aceite de CBD, hachís legal o resina de cannabis, diferenciándose así de los clásicos cigarrillos electrónicos destinados únicamente al uso de E-líquido de CBD.

Los vaporizadores de marihuana se pueden utilizar generalmente para realizar tratamientos médicos alternativos basados ​​en cannabis medicinal así como con fines puramente recreativos: sin embargo, la principal ventaja para la que puede ser útil vaporizador de hierbas, como el vaporizador de hachís, está representado por la ausencia total de combustión soportado por la materia vegetal, proceso que, como en el caso de los cigarrillos convencionales y de los porros, determina la formación de sustancias potencialmente nocivas para el organismo.

Por tanto, esta ventaja se traduce en mayores beneficios para la salud además de la posibilidad de disfrutar de todo el placer de la marihuana, su agradable aroma y los efectos relacionados que dan los principios activos, potenciados por el simple calentamiento de las inflorescencias secas.

Cómo funciona un vaporizador: cuál es la diferencia entre fumar y vaporizar cáñamo

Cómo funciona un vaporizador: cuál es la diferencia entre fumar y vaporizar cáñamo

El vaporizador funciona como se mencionó anteriormente, simplemente calentando el material vegetal, permitiendo la inhalación del vapor generado por este proceso y en consecuencia de todos los ingredientes activos contenidos en el cannabis.

La hierba se lleva a la temperatura que coincide con punto de evaporación de principios activos, sin alcanzar sin embargo la temperatura de combustión.

LA cannabinoides THC es CBD, así como los terpenos presentes en la marihuana se vaporizan a alrededor de 170°C.: por otro lado, el proceso de combustión que lleva a cabo la espinela tiende a deteriorar los enlaces químicos entre las moléculas orgánicas y los átomos de carbono, dando lugar a la denominada “radicales libres”, Los mismos que a su vez generan sustancias potencialmente nocivas.

Solo piensa que más del 88% de los compuestos liberados en el humo de las articulaciones no son cannabinoides pero compuestos que pueden comprometer la función pulmonar, provocando bronquitis a largo plazo e incluso cáncer en casos graves.

La diferencia sustancial entre fumar y vaporizar cannabis por lo tanto, es la forma en que se liberan los ingredientes activos: el vaporizador de hierbas permite calentar la materia vegetal a una temperatura como para liberar solo aquellos que son los compuestos beneficiosos, emitiendo vapor que en más del 95% está compuesto por cannabinoides.

Trivialmente, si se fuma un porro, el THC se convierte solo en un 25%, gracias al vaporizador de hierbas es posible beneficiarse de más del 49%: por lo tanto, es obvio que el efectos así como el rendimiento aromático serán significativamente más agradables y potentes, conservando al mismo tiempo todas las características peculiares de la marihuana.

Por qué vapear es mejor que fumar

Cocine al vapor la hierba es por tanto el la solución más adecuada y saludable en comparación con fumar, precisamente porque el uso del dispositivo aporta innumerables beneficios y ventajas.

Casi todas las sustancias potencialmente nocivas para la salud son de hecho producidas por el proceso de combustión, ya sea hierba o simple tabaco de liar: sin embargo, aunque todavía no se ha determinado con absoluta certeza el total salubridad del vapor, cierto es que definitivamente resulta menos dañino que fumar en sí, evitando así la acumulación de alquitrán y toxinas en los pulmones.

Entre las innumerables ventajas que aporta la vaporización también se encuentra una mayor eficacia, potencia y biodisponibilidad de cannabinoides ingeridos: si fumar un porro tiende a perder al menos el 25% de los principios activos, el vapor maximiza su disponibilidad, duplicando las dosis.

Lo mismo ocurre con el aroma, ya que la emisión de vapor realza la componente terpeno, haciéndolo aún más intenso y agradable rendimiento aromático de marijuana.

El uso del vaporizador de hierbas también permite personalizar completamente la potencia y, en consecuencia, el subidón que aportan las sustancias psicotrópicas que contiene.

LEER
La revolución culinaria del cannabis

Por ejemplo si quieres uno subidón más suave, simplemente configure el dispositivo a una temperatura más baja de alrededor de 150 ° C mientras que para uno subidón más intenso es preferible centrarse en las temperaturas medias alrededor 166-187 ° C.

Si, por el contrario, prefiere beneficiarse de la máxima potencia, puede configurar el vaporizador de hierbas a la temperatura máxima, evitando no obstante superar la 229 ° C, un valor que de hecho implica la combustión, reduciendo los aromas así como las cantidades de principios activos.

En conclusión, la vaporización es la mejor solución si quieres disfrutar de una experiencia sin duda más sana, potente y aromática.

Los mejores consejos sobre cómo vaporizar el cannabis legal

Para disfrutar de una experiencia de contratación placentera y satisfactoria, sin duda es útil seguir algunos pasos sencillos para vaporizar el cannabis legal.

El uso de Inflorescencias preferiblemente frescas y de excelente calidad., esto se debe a que la vaporización se basa precisamente en el nivel de humedad del material vegetal, cuyos ingredientes activos se llevan a ebullición para producir vapor: por lo tanto, la elección debe recaer en las inflorescencias al tacto. ligeramente húmedo y nunca demasiado seco, o peor aún mojado, para asegurar un calentamiento adecuado.

No menos importante es el uso de molinillo de hierbas: triturar adecuadamente la materia vegetal permite aumentar la superficie expuesta al aire permitiendo que el calor generado por el dispositivo penetre en su interior con mayor facilidad, mejorando así la producción de vapor.

Se debe prestar especial atención a la regulación de la temperatura: vaporización en general debe tener lugar preferiblemente a temperaturas entre 180 ° C y 210 ° C. Sin embargo, para trazar la configuración ideal de una persona es necesario experimentar practicando pequeñas variaciones en el nivel de humedad de las inflorescencias o en el triturado de las mismas, factores que sin duda pueden afectar significativamente a la calidad del vapor emitido.

Incluso la inserción de cannabis dentro de la cámara de calentamiento puede variar la vaporización y, en consecuencia, la experiencia de ingesta: exactamente como ocurre con la bong y para tubos de hierba, incluso en el caso del vaporizador, la marihuana debe estar suficientemente compactada pero nunca excesivamente constreñida, esto para favorecer el paso del aire dentro de la materia vegetal.

También hay que tener en cuenta que es una buena regla empírica precalentar el vaporizador antes de su uso, de manera que permita que el mismo dispositivo alcance la temperatura programada, antes de introducir las inflorescencias en su interior: esto representa una pequeña medida que permite mejorar una vez más la producción de vapor, tanto en términos de calidad como de cantidad.

Para asegurar una experiencia de vaporización intensa y vigorizante, es basico tomar bocanadas lentas y más bien contenido: por otro lado, realizar disparos rápidos y profundos implica una emisión excesiva de aire frío en el interior del cámara de calentamiento, sobrecargando así el dispositivo y provocando un mal funcionamiento.

Después del reclutamiento, es necesario limpiar a fondo el vaporizador eliminando cualquier residuo de cannabis, cuidando “mantenlo”Periódicamente y cuando sea necesario para garantizar no solo el correcto funcionamiento y eficiencia sino también y sobre todo una mayor duración, en detrimento del desgaste.

Cómo elegir el vaporizador adecuado para ti

Cómo elegir el vaporizador adecuado para ti

Escoge un vaporizador para marijuana Puede parecer difícil: el mercado ofrece diferentes soluciones aptas para todos los presupuestos, ofreciendo dispositivos diversificados como mínimo. Sin embargo, sería preferible enfocarse en vaporizadores de rango medio-alto, esto para asegurar el mejor rendimiento, combinado con eficiencia y mayor vida útil.

Los vaporizadores propuestos por marcas más reconocidas destacan no solo por sus prestaciones sino también y sobre todo por los materiales de construcción, sinónimo de seguridad y fiabilidad: generalmente están diseñadas de tal forma que el vapor transita por materiales preciosos como el acero inoxidable, el cuarzo y la cerámica, ofreciendo la al mismo tiempo, un rendimiento aromático más intenso y satisfactorio.

Por otro lado, yo dispositivos baratos pueden tener colas sintéticas y materiales plásticos adheridos a los elementos calefactores, lo que conduce a la inhalación de sustancias potencialmente tóxicas y altamente nocivas.

Más allá del modelo específico, se debe hacer una distinción entre los vaporizadores disponibles, seleccionando el tipo más adecuado según sus necesidades personales. Existen de hecho vaporizadores portátiles, pequeños y compactos que se pueden usar fácilmente en movimiento ya que funcionan con baterías, así como los más voluminosos vaporizadores de escritorio que requieren alimentación eléctrica y que, no obstante, obligan a utilizarlos únicamente en el ámbito doméstico.

La elección en este caso es puramente personal y varía según el uso previsto del vaporizador: sin embargo, antes de comprar es importante comprobar que el dispositivo ofrece un cierto flexibilidad en términos de regulación de la temperatura, permitiéndote cambiar tu experiencia de ingesta según tu gusto y optimizando así la asimilación de los principios activos, además de facilitar su uso, limpieza y mantenimiento.

De esta manera elingesta de cannabis Sin duda, representará una experiencia aún más placentera, permitiéndole dejar el porro a un lado, al tiempo que amplifica en gran medida sus efectos beneficiosos.