El marco regulatorio relativo a la cannabis en Italia se basa esencialmente en dos leyes. El primero esta ahí Ley 242/2016, llamada “Disposiciones para la promoción del cultivo del cáñamo y la cadena agroindustrial“.

Esta ley examina la cultivo de cáñamo como planta agrícola e industrial y permite la producción sin autorización explícita de plantas con un contenido de THC menos del 0,2%.

El mismo establece que si el contenido de THC se sitúa entre el 0,2% y el 0,6%, no se reconoce responsabilidad alguna al productor. Cuando el porcentaje de THC presente en las inflorescencias excede el límite máximo del 0,6%, las autoridades judiciales pueden ordenar la incautación y destrucción de las plantas. También está siempre prohibida la importación de variedades no incluidas en el denominado Catálogo Europeo Común de Variedades de Especies de Plantas Agrícolas.

La otra es la Ley de Estupefacientes, la Decreto Presidencial 309/1990, llamado Narcóticos de texto único. Esto clasifica cáñamo, exceptode cáñamo cultivado exclusivamente para la producción de fibras o para otros usos industriales permitidos por la legislación de la Unión Europea “, independientemente de su tasa THC, como planta de drogas.

Estas regulaciones han dado lugar a que se haya creado mucha ambigüedad con respecto a usos ilícitos y legales del cannabis. Si de hecho el Ley 242 declara que las variedades de cáñamo admitidos en el Catálogo no están sujetos a las disposiciones de Narcóticos de texto únicopor otro lado, la Ley Consolidada prevé esta excepción solo para la producción para usos industriales previstos por la legislación europea.

Además, ni el Legislación italiana ni el europeo menciona las inflorescencias entre las partes utilizables, pero ni siquiera entre las expresamente prohibidas. Esto ha significado que a lo largo de los años se hayan sucedido juicios e interpretaciones contradictorias.

Básicamente, sería necesario realizar cambios casi insignificantes a las leyes vigentes para eliminar esta ambigüedad y permitir el uso de todas las partes de la planta de cáñamo industrial, para los usos ya previstos por la ley vigente.

Con el Cannabis legal DDL, en caso de aprobación del Parlamento, el cultivo de hasta 3 plántulas de cannabis de género femenino en casa o en forma asociada (hasta 30 miembros).

Además, el proyecto de ley permite la tenencia de una cantidad máxima de 15 gramos de marihuana en casa y 5 gr. fuera de su casa.

Aún así, el proyecto de ley del cannabis está dirigido a los comerciantes de marihuana ligera, Aceite de CBD y de hachís CBD asegurando la regulación del mercado del cannabis con bajo contenido de THC y de los productos derivados del mismo.

¿Es posible fumar cannabis en Italia?

Pero entonces es posible fumar cannabis, ¿en Italia? De hecho, la respuesta a esta pregunta es no: Se mantiene en vigor la prohibición del consumo de inflorescencias para uso recreativo.. Por otro lado, la compra del cannabis legal, o de que debilitado por el THC, es gratis, siempre y cuando tengas 18 años cumplidos: es posible comprar las inflorescencias en las múltiples tiendas físicas y virtuales del país y especializadas en la venta de cannabis legal.

La ambigüedad de la que hablamos al principio de este artículo surge claramente aquí. Pero, ¿por qué esta ambigüedad? Canabis ¿Es realmente malo para tu salud?

Para entenderlo, simplemente haga una comparación entre canabis y otra sustancia perfectamente legal utilizada con fines recreativos: el alcohol. No hay duda de que el alcohol es más dañino que marijuana. Sin embargo, el alcohol nunca ha sufrido un ataque mediático tan fuerte y violento como marijuanani jamás ha sido declarado ilegal en nuestro país.

¿Cuáles son los argumentos de que el alcohol es mucho más dañino que el cannabis?

  • el número de víctimas: el abuso de alcohol causa millones de víctimas en todo el mundo cada año; el número de muertos por el consumo de marihuana es prácticamente nulo
  • sobredosis: cada año muchas personas son víctimas, incluso fatales, de intoxicación por alcohol; no hay datos sobre posibles intoxicaciones por marihuana
  • enfermedades crónicas: el alcohol es una de las causas de muchas enfermedades crónicas, incluso muy graves, en primer lugar la cirrosis hepática. Allí marijuana, aunque implica en el peor de los casos enfermedades pulmonares si se consume junto con el tabaco o raramente, efectos psicóticos, no alcanza tal gravedad
  • agresión: el alcohol provoca fácilmente estados agresivos en quienes lo consumen de forma extensiva; la marihuana generalmente tiene efectos relajantes
  • daño cerebral: estudios recientes han demostrado que la mayoría de los alcohólicos terminan viendo dañada una gran parte de sus funciones cerebrales; ningún estudio ha podido demostrar lo mismo con respecto al uso de marihuana
  • posibilidades terapéuticas: muchos estudios médico-científicos han demostrado y continúan demostrando el potencial terapéutico de la marihuana en el tratamiento de numerosas enfermedades; ningún estudio ha podido demostrar lo mismo con respecto al alcohol

En breve, canabis no tiene efectos nocivos significativos en el cuerpo, a excepción del daño pulmonar que puede resultar del uso de cannabis mezclado con tabaco y de la combustión, si se fuma. Entonces, ¿por qué este ostracismo de la marihuana?

LEER
¿Qué son las semillas de CBD sin THC?

Cannabis legal y uso recreativo

Allí Ley 242 regula el cultivo y el uso de la cáñamo legal sativa y permite la comercialización de este producto para su uso en una amplia gama de sectores. Las normas sobre la materia, sin embargo, no hacen ninguna referencia al uso recreativo de las inflorescencias: El consumo personal de marihuana legal no está prohibido ni permitido explícitamente., pero un uso de la luz de cannabis similar al consumo de drogas, sin embargo, está prohibido por la ley.

Cannabis en Europa

En la Unión Europea, todos los Estados miembros manejan la posesión de cannabis para usar personal como delito; más de un tercio de ellos, sin embargo, no prevé la posesión por posesión de pequeñas cantidades. En los países donde la ley prevé la posesión por posesión de cannabis, las directrices nacionales desaconsejan hacerlo.

Sin embargo, ningún gobierno nacional europeo apoya la regulación sobre la venta de canabis para uso recreativo y todos los países tienen penas de prisión por suministro ilegal. Sin embargo, en los últimos años se han propuesto varios proyectos de ley a los parlamentos nacionales, así como algunas iniciativas en regiones o ciudades, que han sido rechazadas a nivel nacional.

Las cafeterías de Amsterdam son tiendas de venta y consumo (a menudo in situ) de cannabis, que comenzaron a aparecer en la década de 1970. Están autorizados a nivel municipal, y alrededor de dos tercios de los municipios holandeses no los permiten. De hecho, el número de cafeterías holandesas ha ido disminuyendo desde 2000.

La venta y la posesión personal se castigan con pena de prisión, pero los coffeeshops se toleran siempre que cumplan con los estrictos criterios publicados en una directiva ministerial. También en este país existe una gran cantidad de ambigüedad legal, conocida como el “problema de la puerta trasera”, ya que no hay tolerancia para la producción de existencias.

Las dos caras de la política italiana

La actual situación italiana con respecto a la perspectiva de legalizar el cannabis está políticamente dividido en dos. Periódicamente, partidos como el Movimiento 5 estrellas, el PD y + Europa tratan de hacer actual el tema e inducir a la Parlamento sancionarlo definitivamente.

Al mismo tiempo, los partidos de derecha se oponen a esta decisión.

El resultado es la persistencia de una situación ambigua e incierta que también tiene consecuencias negativas desde muchos puntos de vista:

  • El consumo real de cannabis no disminuye debido a la prohibición latente. Esto en realidad favorece al mercado negro y las mafias;
  • personas que padecen enfermedades graves que necesitan recurrir a cannabis medicinal tienen dificultad para encontrarlo a través de los canales legales y se ven obligados a suspender sus terapias o recurrir al mercado negro, con el riesgo de ser procesados ​​o de obtener un producto inseguro.

Recientemente, el nuevo ministro de Políticas de juventud con la responsabilidad de las políticas antidrogas, Fabiana Dadone, volvió al tema, diciendo que estaba a favor de una debate sobre la legalidad del cannabis en el parlamento. La ministra se distinguió, como parlamentaria, por haber sido co-firmante de un proyecto de ley en ese sentido. Una premisa que podría, finalmente, dar esperanza a que el tema vuelva a ser de actualidad y se resuelva definitivamente.

¿Está permitido el cultivo en casa?

También en este aspecto reina la incertidumbre. Dado que la detención para uso personal es un delito administrativo y no penal, el cultivo de marihuana en casa sufre de esta línea divisoria. Allí Tribunal de Casación ha especificado en diversas sentencias que las actividades de cultivo realizadas en dimensiones mínimas en el hogar no deben ser consideradas punibles.

Pero, ¿qué se entiende por dimensiones mínimas? Deben caracterizarse esencialmente por un número reducido de plantas, por el uso de técnicas rudimentarias y por el hecho de que de ellas sólo se puede obtener una cantidad mínima de producto. En definitiva, al demostrar que el cultivo es exclusivamente para uso personal y que no podía ser de otra manera, se pueden evitar consecuencias penales.

Cannabis medicinal en Italia

El cannabis medicinal es un asunto aparte. Esto no se puede cultivar de forma privada: en Italia, el cultivo de esta planta se lleva a cabo solo en la planta farmacéutica química militar en Florencia.

La primera y más importante diferencia entre los cannabis medicinal y el legal radica en el contenido de THC : en el primero puede variar entre el 5% y el 8%; el segundo, como hemos visto, no puede superar el 0,6%. El cannabis medicinal solo se distribuye en farmacias.

Pero dijimos como efectos terapéuticos del cannabis son cada vez más destacados por diversos y prestigiosos estudios científicos: en muchos casos, el cannabis terapéutico es un fármaco prácticamente insustituible, que puede paliar los síntomas y consecuencias de multitud de patologías: desde la artritis remautoide al cáncer, desde la esclerosis múltiple hasta las patologías de tipo psiquiátrico.

En la mayoría de los casos, cannabis medicinal resulta no sólo tan o más eficaz, sino también menos dañino que los medicamentos que se utilizan normalmente.

Está claro cómo, ante tal solicitud, la oferta es insuficiente.

Esto tiene, como ya hemos dicho, consecuencias muy negativas: desde la renuncia al tratamiento por parte de muchos pacientes, hasta su persecución legal si intentan cultivar cannabis de forma independiente o conseguirlo en el mercado negro.

En definitiva, una situación que, dadas las numerosas implicaciones, solo podemos esperar se resuelva lo antes posible en el contexto legislativo.