Incrédulo, sorprendido pero también muy satisfecho. Y feliz. Nos sentimos así, tras la aprobación de la subenmienda que en realidad legaliza el cáñamo ligero en Italia, tras una batalla legal y civil que duró más de dos años.

Después de meses vivido en la angustia de toparse con las camisetas de la “DPR 9 de octubre de 1990, n. 309 “, en la conciencia de vivir en una paradoja legislativa (” LEY 2 de diciembre de 2016, n. 242 “) y tener que acostumbrarse de alguna manera a una vana espera, aquí viene la noticia que nos sacude positivamente.

11 de diciembre de 2019 una subenmienda sobre cáñamo industrial firmada por Monica Cirinnà y Daniela Sbrollini (PD), Loredana De Petris y Paola Nugnes (LeU), Matteo Mantero y Francesco Mollame (M5S), que establece la legalidad de la comercialización de todas las partes del cáñamo planta y por tanto también de las inflorescencias.

Luego de meses de espera, los senadores aceptaron el verdadero significado de la sentencia de la Corte Suprema, que es la petición explícita dirigida a la política para esclarecer una ley incompleta y liberar al mercado de interpretaciones intolerantes y dañinas de la persona y de quienes hacen emprendedores. en el sector del cáñamo pagando impuestos con regularidad.

El proceso legislativo aún prevé la votación en la Cámara de Hacienda (se supone que el Gobierno hará la cuestión de la confianza) y si todo va bien a partir del 1 de enero de 2020 se abrirá una nueva era para el mercado del cáñamo en Italia.

El nuevo año comenzará con un ímpetu para todos los iniciados, empresas, emprendedores, trabajadores quienes desde hace algunos años han creído e invertido recursos y energías en este nuevo sector.

Este es el cálido comentario del senador Mantero: “Fueron casi dos semanas de persuasión y solo esta noche tomó 15 horas seguidas en el comité de presupuesto, pero hace poco aprobamos una de nuestras enmiendas sobre el cáñamo industrial. Es el menos ambicioso, que se refiere principalmente a la biomasa, pero que en cualquier caso modifica la ley del cáñamo permitiendo la comercialización de flores y sobre todo modifica el texto consolidado de estupefacientes al establecer de una vez por todas que por debajo del 0,5% de THC el cáñamo no se puede considerar una sustancia estupefaciente “.

El nuevo estándar establece que:

LEER
Legalización del cannabis: entre incertidumbres y contradicciones

“A partir del 1 de enero de 2020, la biomasa de cáñamo (Cannabis sativa L.), que consiste en toda la planta de cáñamo o partes de ella, está sujeta al impuesto de fabricación mediante la aplicación de tipos porcentuales al precio de venta iguales a 12,00 € por mil kilogramos, por cada punto porcentual (% w / w) de cannabidiol (CBD) presente en la biomasa “.

todavía:

“Los ingredientes activos del tetrahidrocannabinol, es decir, la concentración de THC en la biomasa no deben ser superiores al 0,5 por ciento, por lo que en la práctica carecen de eficacia dopante.

En resumen, si las cosas salen como se describe, todas las variedades de cannabis y otros productos derivados de cultivos de cáñamo sativa L, como cannabis light, aceite, resina, sin eficacia dopante, se puede comercializar.

Mientras esperamos ver confirmado y formalizado este extraordinario resultado con el voto de la Cámara, paradójicamente nos sentimos reconocidos como gente que trabaja honestamente y reflexionamos sobre el hecho de que este es el primer paso hacia el objetivo de legalizar el cannabis.