El interés generado por la fumar marihuana ha crecido exponencialmente en los últimos años, despertando acalorados debates que aún hoy hacen debatir a los principales Órganos del Estado, especialmente en Italia donde este fenómeno ha tenido un impacto significativo a partir de la implantación de la ya conocida Ley 242/2016, que regula, si bien con falta de claridad, la producción, compra y consumo de cannabis se define como ligero o debilitado. Un decreto que, sin embargo, sigue generando no poca confusión, dudas y perplejidades en los ojos de los consumidores a favor de la legalización del cannabis tanto para uso recreativo como terapéutico.

“Objeto de coleccionista o más Producto destinado exclusivamente para uso técnico y coleccionista., para actividades educativas, de demostración e investigación “: esta es la definición que se da en los paquetes de cannabis legal, ahora fácilmente disponible tanto en las máquinas expendedoras de los estancos como en las tiendas de cultivo o comercio electrónico especializado en la venta de marihuana legal. Y en la intrincada maraña de información que circula en la red y más allá, la principal duda sigue siendo básicamente la misma: ¿es posible fumar marihuana hoy? La misma ley no aclara esta cuestión pero exige que la misma marihuana provenga de una genética debilitada capaz de producirla “luz“Gracias al contenido reducido de tetrahidrocannabinol o THC, un conocido principio psicoactivo y psicotrópico responsable del conocido efecto”elevado”, Que en este caso no debe tener una concentración superior al 0,2% con un límite máximo del 0,6%, porcentaje que en las variedades más potentes de marihuana puede llegar fácilmente y superar el 20%.

Por tanto, si por un lado la difusión de tiendas físicas y online que venden cannabis light y los derivados representan actualmente una tendencia real, por otro lado, la extensión del fenómeno, sin duda, asume un valor cultural en primer lugar. Un verdadero impulso para conocer las propiedades de inflorescencias de cannabis hasta ahora demonizado que, incluso en la versión light, privada de la mayoría de los principios activos típicos, provoca menos efectos secundarios que los propuestos por los psicotrópicos más habituales como Xanax. Y mientras la mayoría de los arrendatarios habituales esperan el inicio de un camino antiprohibicionista que contribuya a despejar las ideas preconcebidas y prejuicios vinculados auso recreativo de cannabis, los novatos tienden a considerar este escenario todavía demasiado nebuloso y aún se mantienen reprimidos por temor a correr riesgos desagradables. Lo cierto es que en la actualidad afortunadamente es más fácil encontrar marihuana de buena calidad, segura y legal que te permita beneficiarte fácilmente de los efectos positivos que aporta el CBD, también mediante el uso de e-líquidos de CBD o aceite de CBD.

Cuando fumar marihuana es bueno para ti

L ‘marihuana legal puede ser considerado como tal de acuerdo con la ley solo si concentración de CBD está limitado al 4% y el de THC a menos del 0,2%. Se obtiene principalmente a partir de Cannabis Sativa que, durante los últimos años, ha sido objeto de estudios y experimentos encaminados a obtener un producto final completamente libre de efectos psicotrópicos y psicoactivos. Fumar marihuana le permite beneficiarse de efectos relajantes musculares, antiinflamatorios, antioxidantes y antiepilépticos y una agradable sensación de bienestar y tranquilidad, dada por la ausencia casi total de THC.

El alto contenido de CBD hace que el cannabis legal un aliado válido contra las migrañas y los dolores menstruales y articulares, gracias a una marcada y probada acción analgésica. Al mismo tiempo, las concentraciones pequeñas y marginales de THC contribuirían a reducir estados de estrés y excitación excesiva, haciendo que el sujeto consumidor en cualquier caso esté alerta y perfectamente consciente de sí mismo, sin ningún tipo de efecto secundario propio del principio activo “narcótico”. En particular, el cannabis terapéutico se usa ampliamente en el tratamiento de enfermedades graves en las que los tratamientos convencionales no han producido los efectos deseados, como Enfermedades autoinmunes y degenerativo como elAlzheimer o el enfermedad de Parkinson y, siendo un coadyuvante válido en el tratamiento de la ansiedad, depresión, trastorno postraumático e insomnio. Fumar marihuana también ayuda a promover el apetito en el tratamiento de los principales trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia, este cómplice el llamado “hambre química“, reduce las náuseas causado por patologías como el SIDA y el VIH así como por los tratamientos de quimioterapia y radioterapia y, ciertamente un factor que no debe subestimarse, es un excelente antioxidante gracias a la presencia de Omega 3 y Omega 6 que reducen significativamente el daño causado por los radicales libres , directamente responsable de ‘envejecimiento prematuro. Sin embargo, “moderación” sigue siendo la consigna ya que es cierto que el cannabis es un elemento natural conocido y muy apreciado por sus propiedades curativas desde la antigüedad, pero es igualmente cierto que como todo, incluso en este caso el uso excesivo e incorrecto podría implicar posibles riesgos, resultando deletéreos. Fumar marihuana es bueno para ti sólo si la suposición no se convierte progresivamente en abuso.

Cuando fumar marihuana es malo

La variedad de marihuana Actualmente presentes, legales o ilegales, en altas concentraciones de THC son innumerables y capaces de satisfacer a todo tipo de usuario, habitual u ocasional. Generalmente para causar desagradable efectos secundarios es precisamente el tetracannabidiol, un principio activo psicotrópico responsable de la característica sensación de subidón que hace que el cannabis sea tan apreciado sobre todo por los más pequeños. Este ingrediente activo, si se toma en dosis excesivamente altas, puede provocar efectos secundarios psíquicos tales como euforia excesiva o por el contrario disforia, inquietud, paranoia, sensación de perder el control, memoria reducida y nuevamente percepción alterada del tiempo y el espacio, depresión, alucinaciones y limitaciones del sistema musculoesquelético. En estos casos, la persona afectada simplemente debe tranquilizarse una vez que es llevada a un lugar tranquilo. También pueden aparecer efectos secundarios puramente físicos: en este caso los más frecuentes se producen a través de boca seca, debilidad muscular, desarticulación del habla, aumento de la frecuencia cardíaca, disminución de la presión arterial, enrojecimiento de los ojos y, en algunos casos, mareos. Las náuseas y el dolor de cabeza parecen más raros. Sin embargo, el efectos secundarios de la marihuana puede variar según la dosis y la cantidad de THC en la sangre y generalmente tienden a desaparecer a las pocas horas sin necesidad de recurrir a tratamientos específicos.

Algunos efectos del consumo de marihuana en los adolescentes

La droga más consumida por los jóvenes ha sido el cannabis desde hace años, aunque en comparación con el pasado la resina que producen hoy las inflorescencias es mucho más potente, gracias a las innumerables hibridaciones y genéticas a disposición de los consumidores, elaboradas con el fin de tener cada vez más efectos marcados e importantes. Solo piense que en promedio el contenido de THC está presente en concentraciones del 8 al 17%, llegando hasta el 20% en variedades como por ejemplo Sensi Star. Un aspecto despierta una considerable preocupación por parte de los expertos, precisamente porque aún no es posible verificar todas las posibles consecuencias para el empleador, las mismas que pueden ir desde la mera adicción hasta el desarrollo de trastornos psicóticos. Esta hipótesis surge de un estudio reciente que sigue siendo único en su tipo, publicado en la revista Adiccion y realizado por investigadores deUniversidad de Bath él nació en King’s College de Londres que recopiló y analizó datos del Observatorio Europeo de Medicamentos y Toxicomanías relacionados con los 28 países europeos, incluidos Noruega y Turquía. Esto hizo posible reconstruir “la evolución del cannabis“En la década comprendida entre 2006 y 2016, que reveló un aumento progresivo en la concentración de THC ante un consecuente reducción de la concentración de CBD. Un resultado que inevitablemente alarmó a los propios investigadores, ya que son precisamente los niveles más bajos de cannabidiol los que determinan el daño principal y potencial a largo plazo, ya que es capaz de inhibir parte de la acción nociva del THC. Concentraciones inferiores a CBD legal implicar un sustancia significativamente más agresiva y el THC actúa directamente sobre los receptores presentes en las áreas cerebrales responsables de funciones complejas como la formación de un juicio, la percepción de placeres, la capacidad de aprender, memorizar y moverse.

LEER
La historia del cáñamo en América

La sensación de subidón para muchos tan placentera no es más que un desequilibrio en el funcionamiento general del cerebro, factor que representa un enorme riesgo para los adolescentes ya que la estructura cerebral aún en formación puede sufrir daños permanentes. De acuerdo con lo que surgió de un estudio reportado por el Journal of Neuroscience, no sería posible establecer un umbral bien definido por debajo del cual es inofensivo. fumar marihuana, esto porque incluso unas pocas articulaciones serían suficientes para alterar la estructura cerebral en personas muy jóvenes, exactamente como ocurre con el consumo de alcohol. De hecho, los mismos investigadores observaron los cambios en los volúmenes cerebrales en un campeón de 46 catorce años que habían tomado cannabis sólo ocasionalmente: había alteraciones en la amígdala relacionadas con el miedo y en general con los procesos emocionales, y en el hipocampo ligado a la memoria y las habilidades espaciales. Queda ahora por comprender cuáles son las consecuencias vinculadas a estas anomalías, aunque no se puede descartar que el cannabis pueda afectar a la proceso de remodelación neuronal que ocurre hasta los 18 años, y si los mismos se reflejan en el largo plazo.

Fumar marihuana para uso terapéutico

En Italia, el uso de cannabis medicinal está en vigor desde 2016, regulado por el Decreto Ministerial del 11/9/2015: desde entonces se han puesto en el mercado los primeros lotes de marihuana medicinal producidos íntegramente en Italia dentro de la planta química. empresa farmacéutica militar de Florencia. Hasta la fecha, la variedad más extendida es la denominada Cannabis FM-2 que contiene THC en concentraciones que oscilan entre el 5% y el 8% y CBD entre el 7,5% y el 12% nacido gracias a un proyecto piloto desarrollado por Ministerio de Salud en colaboración con el Ministerio de Defensa. Hoy se contempla y se utiliza con éxito tratamiento del dolor crónico tipo neuropático causado por lesiones en la médula espinal, así como enfermedades graves e incapacitantes como esclerosis múltiple es SLA y nuevamente para combatir las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, la radioterapia y las terapias farmacológicas contra el VIH y el SIDA. También se puede prescribir para estimular el apetito en personas afectadas por el sida y el VIH, en pacientes con cáncer o que padecen trastornos alimentarios.

También se utiliza para contrarrestar los movimientos involuntarios inducidos por sindrome de Tourette así como para reducir la presión intraocular en sujetos afectados por glaucoma resistente a las terapias médicas convencionales.

Los ingredientes activos que contribuyen a hacer marihuana medicinal son los ingredientes activos llamados cannabinoides, específicamente THC o delta-9-tetrahidrocannabinol y cannabidiol o CBD.

El THC es el principal responsable deacción analgésica, antináuseas, antiemético y estimulante del apetito atribuido al cannabis mientras que el CBD promueve su acción analgésica, prolongando su duración de acción y al mismo tiempo reduciendo sus efectos secundarios. El CBD también contribuye a reducción de la presión intraocular y tiene fuertes propiedades anticonvulsivas, sedantes y antipsicóticas. Sin embargo, debe recordarse que el marihuana para uso terapéutico comercializado y aprobado actualmente, para ser prescrito, necesariamente debe estar estandarizado y titulado para ambos principios activos. Allí prescripción hasta la fecha puede ser realizado directamente por el médico de cabecera así como por un especialista siempre que compruebe la existencia de las patologías expresadas expresamente por el mismo Ministerio de Salud. Pueden ser diferentes Método de administración: el cannabis terapéutico puede, de hecho, tomarse por vía oral en forma de té de hierbas o decocción o por inhalación de vapores, utilizando dispositivos médicos diseñados para vaporizar la sustancia, limitando el daño característico causado por la combustión de la materia vegetal.

Fumar marihuana te hace perder peso. ¿En serio?

Independientemente de si ha consumido marihuana o no, es fácil haber oído hablar de ella al menos una vez “efecto munchiesO bocadillos, el impulso repentino de comer especialmente comida chatarra después de la ingesta de cannabis. Muchos argumentan que comen menos y pierden peso fumando marihuana: una teoría mucho más compleja de lo que parece, ya que en realidad hay poca información disponible actualmente sobre la correlación entre el consumo de cannabis y la consiguiente pérdida de peso.

Gran parte de la publicidad sobre la pérdida de peso gracias auso de marihuana deriva del análisis de los datos recogidos a través de dos encuestas realizadas en 2011 en las que los autores revelaron que la tasa de obesidad era mayor entre los sujetos que informaron no consumir marihuana en comparación con los consumidores habituales que, por el contrario, la habían consumido al menos 3 veces al año. semana. La segunda encuesta destinada a establecer la correlación entre el cannabis y la obesidad en los jóvenes también arrojó conclusiones similares. Posteriormente, un estudio más reciente corroboró esta tesis al mostrar que los consumidores de cannabis examinados tenían un índice de masa corporal y una tasa de obesidad reducidos a pesar de un aumento en la ingesta calórica diaria.

Por tanto, los expertos llegaron a algunas conclusiones sobre la correlación entre lauso de marihuana y un mayor control de peso corporalDe hecho, fumar cannabis puede aliviar los síntomas de dolor y rigidez, lo que hace que las personas se sientan más activas y practiquen la actividad física con mayor facilidad. El mismo uso de marihuana conduce de manera espontánea a un menor consumo de alcohol, factor significativo porque de los datos recolectados se entendió que los jóvenes encuestados habían reducido significativamenteconsumo de alcohol y bebidas carbonatadas bajas en calorías, reduciendo al mismo tiempo el aporte calórico introducido.

La marihuana reduce la sensación de estrés y hay muchos estudios que a lo largo de los años han revelado cómo los sujetos estresados ​​tienden a descargar el nerviosismo a través de la comida, considerándola una especie de “Válvula de seguridad“. También interactúa con el receptor cannabinoide R-1, el mismo que juega un papel decisivo en la estimulación del metabolismo y en la ingesta de alimentos: altas cantidades de cannabis parecen incrementar las actividades metabólicas al reducir la acumulación de calorías y en consecuencia también el peso.

De hecho, por tanto, el uso de la marihuana no provoca una pérdida de peso brusca aunque los expertos creen que sin duda puede ayudar gracias a los beneficios que esta sustancia es capaz de conferir a nuestro organismo. Sin embargo, aún queda todo por verificar ya que a la fecha la investigación al respecto es aún escasa y bastante aproximada. Lo cierto es que la marihuana no puede ser considerada concretamente un coadyuvante en la reducción de tasa de obesidad, especialmente si es grave. liar un porro implica bienestar, ¡pero es casi seguro que no beneficia la dieta!