Crear nuevas plantas con tu genética favorita o los fenotipos más característicos es sumamente sencillo y divertido, ocupa poco espacio y puede convertirse en un arte. En este artículo veremos cómo crear y mantener plantas madre. conseguir buenos esquejes de cáñamo legal o planta de cannabis.

Hacer una planta madre es algo realmente simple, nos ayudará a mantener esa genética de ese tipo de planta que nos gusta tanto, o algún fenotipo específico que no queremos perdernos.

La producción de esquejes variará dependiendo del cuidado que le dediquemos a cada planta.

Puede ser relativamente fácil obtener decenas de esquejes si hacemos una poda selectiva a medida que crecen. tratando de ramificar la planta al máximo y por tanto aumentar el número de ramificaciones disponibles.

El punto más importante al producir una planta madre es controlar el período de luz.

Siempre manteniéndolo 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad o directamente 24 horas de luz continua, evitaremos que la planta florezca.

Dependiendo del tamaño de la planta madre utilizaremos más o menos lúmenes. Por ejemplo: una planta madre en un recipiente de tres litros se puede mantener perfectamente bajo una bombilla de bajo consumo de diez o quince vatios. Cuando queramos aumentar la velocidad de crecimiento, será suficiente aumentar la cantidad de vatios dando así más lúmenes a la planta que estimularán su crecimiento.

La cantidad de esquejes que obtendremos de cada planta madre. variará según su tamaño y de la poda selectiva que hemos realizado.

Entonces, si queremos una planta que proporcione muchos esquejes, intentaremos guardarlo en un recipiente de más o menos cinco o siete litros, con buena iluminación y buena poda.

Si por el contrario solo queremos quedarnos con la genética para sacar un par de esquejes, bastará con uno contenedor pequeño e iluminación mínima, sin necesidad de podas especiales

Incluso podemos realizar madres bonsai ocupar el menor espacio posible.

Si cada vez que cortamos una rama dejamos un nudo debajo del corte, surgirán dos nuevas ramas. Si después de cortar estas nuevas ramas dejamos otro nudo debajo del corte obtendremos cuatro nuevas sucursales asegurando así una producción continua de nuevas sucursales y aumentando constantemente el número de estas.

Por eso hacemos una buena poda mientras estamos formando nuestra planta madre. nos garantizará un buen número de esquejes.

Dependiendo del tamaño final que queramos para nuestra planta madre, utilizaremos un contenedor de mayor o menor capacidad, como es habitual en plantas madre de interior de tamaño mediano de unos tres a cinco litros.

Cómo hacer un corte

Plantas madre de las que tomar esquejes.

Cuando la planta madre ha colonizado completamente el contenedor, es recomendable podar las raíces para evitar la floración. En envases medianos suele ocurrir cada 3-4 meses y bastará con cortar el fondo del césped y un poco las raíces laterales del césped, teniendo cuidado de no cortar la base de la planta. Aprovechando la poda podemos sustituir gran parte del sustrato por uno nuevo rico en nitrógeno, aportando así buenos nutrientes y eliminando el viejo sustrato saturado de sales.

Poda de raíces es obligatorio si queremos mantener bien nuestras plantas madre, ya que cuando las plantas colonizan todo el contenedor y se quedan sin espacio para desarrollar nuevas raíces, tienden a florecer independientemente del ciclo de luz que tengan.

Otro punto a tener en cuenta para mantener las plantas madre en óptimas condiciones es prestar atención a los parámetros de temperatura y humedad.

Las condiciones óptimas para el interior son una temperatura promedio de 24/26 grados es un’humedad relativa constante entre 60/70 por ciento .

Con los puntos mencionados hasta ahora y aplicando ocasionalmente algunos precauciones naturales para evitar los parásitos de insectos o hongos, tendremos plantas madre sanas y eficientes.

Si partimos de la semilla dejaremos que la planta crezca para tener unos cuatro nudos, realizando un poda apical (cortando la punta de la planta), estimulando así el crecimiento de las ramas laterales.

Si partimos de un corte desarrollado bastará con dejar un par de nudos antes de podar apical. La diferencia entre partir de la semilla o del esqueje es solo la cantidad de nodos para dejar, ya que partiendo de la semilla dejaremos completamente los dos primeros nodos usando los dos siguientes para dar forma a nuestra planta madre.

Una vez que las ramas se han desarrollado con aproximadamente tres o cuatro nodos por rama, los doblaremos y aplicaremos también una poda apical para estimular las ramas de los nudos y así obtener una madre bien ramificada.

Lo mismo haremos con las ramas del nudo inferior cuando se hayan desarrollado bien, ya que tienden a ir un poco más lentas. Al doblar las ramas facilitaremos la absorción de las luces de los pequeños cogollos de los nudos que más están pegados al tallo, logrando así el crecimiento homogéneo de todo ramla.

Como comentamos anteriormente, cuando estas nuevas ramas crecen y las cortamos para obtener esquejes, siempre dejaremos al menos un nudo debajo de cada corte, consiguiendo así dos nuevos brotes por corte. Como todo, hay muchas formas de realizar la poda que darán como resultado la producción de esquejes de nuestras plantas madre de cáñamo.

LEER
¿Qué es Cannabis Light?

Creando raíces a partir de una rama

Esquejes, porciones de ramas para plantas perennes.

Una vez hemos visto cómo crear nuestras plantas madre, nada mejor que ver cómo aprovecharlas, obteniendo los esquejes de ellas. que entrará en nuestra próxima cosecha.

Con esto intentamos cultivar una cepa ya conocida sin necesidad de partir de semillas de cannabis, Ahorrando así unos euros y tiempo, ya que el período de crecimiento se reduce considerablemente en comparación con el cultivo a partir de semillas. También garantizamos fenotipos extremadamente homogéneos, ya que los esquejes leñosos son 99,9% idénticos en comportamiento y producción a las plantas madre.

Para obtener tipos de esquejes saludables e hidratados, debemos regar la planta que vamos a cortar con al menos cuatro o cinco horas de anticipación, siendo conveniente haber regado abundantemente el día anterior.

De esta forma, las ramas que usaremos serán bien hidratado y resistirá mejor el impacto de comenzar a desarrollar nuevas raíces.

Cómo crear humedad en el invernadero.

Un mini invernadero para el desarrollo de raíces.

Los esquejes deberán colocarse en un espacio de trabajo limpio y desinfectado para evitar bacterias dañinas. nuestros nuevos esquejes.

Necesitaremos un cortador o bisturí, hormonas de enraizamiento, un cepillo, un vaso de agua con el PH correcto y nuestra planta madre a lo que cortaremos las ramas para obtener esquejes. Además del sustrato sobre el que plantaremos los nuevos esquejes, y un mini invernadero.

Sobre el sustrato o soporte sobre el que arraigan los nuevos esquejes hay multitud de opciones, como el uso de clásicos jiffis o lana de roca. Dependiendo del medio también necesitaremos utilizar diferentes valores de pH y estimuladores como Clonex.

Llenar el semillero con un sustrato disuelto en nutrientes (ligeros) y regarlo con agua con un pH entre seis y seis con cuatro.

No es necesario agregar estimuladores de raíces. Una vez regado haremos agujeros con la ayuda de la punta superior del cepillo facilitando así la inserción de los esquejes recién cortados que estamos a punto de implantar.

Una vez que haya preparado los medios en los que insertar el esquejes procederemos a cortar las ramas de nuestra planta madre poniéndolas en un vaso de agua para evitar que el tallo quede expuesto al aire.

Debemos tener en cuenta que las ramas que usamos para hacer los esquejes deben tener al menos tres o cuatro nudos, ya que al menos tenemos que enterrar un nudo recomendado dos, dejando uno o dos por encima del sustrato.

Esto es normal en plantas con distancias de entrenudo medias. Consiste en cortar las ramas de seis a quince centímetros para hacer los esquejes.

Una vez hayamos cortado la rama joven, cortaremos con ayuda del bisturí o cúter también la rama del nudo que dejaremos en la tierra (o nodos) y la base del tallo en ángulo 45 grados.

Cortar la base con ese ángulo es proporcionar la superficie máxima sobre la que aplicar las hormonas radiculares, lo cual haremos con la ayuda del pincel tanto de la base como del nudo o nudos que vamos a enterrar.

Una vez aplicadas las hormonas radiculares, que siempre recomiendo que sean líquidas por su facilidad de uso, colocaremos la rama en el semillero utilizando los agujeros que habíamos preparado previamente.

Una vez insertado, presionaremos ligeramente el sustrato alrededor del tallo para que esté en completo contacto con la parte subterránea.

Cuando hayamos insertado todas las ramas que queremos enraizar, lo colocaremos dentro de una invernada en la que rociaremos agua por suelo y paredes una vez al día, sin rociar directamente sobre las hojas de los esquejes.

Con esto te garantizamos alta humedad dentro del invernadero durante los primeros días, ya que las ramas aún no tienen raíces para hidratar, por lo que tendrán que hacerlo a través de las hojas.

Esquejes de enraizamiento del tiempo

¿Cuánto tiempo deben permanecer en el mini invernadero?

Siguiendo estos sencillos pasos debemos enraizar todos nuestros esquejes en unos 15 días.

Dejaremos el invernadero completamente cerrado durante los primeros cinco días, manteniendo así un nivel de humedad muy elevado. Luego abriremos lentamente la trampilla o tapa del invernadero., en los días restantes, disminuyendo progresivamente la humedad pero sin cambios muy bruscos.

Después de dos semanas y manteniendo los parámetros correctos de humedad y temperatura alrededor de 26 grados, podemos observar las raíces de los nuevos esquejes, que están listos para ser trasplantados.

Un error muy común a la hora de realizar esquejes es que poner iluminación excesiva en el invernadero. Para un invernadero medio de unos cincuenta centímetros, será suficiente bombilla simple de 20 vatios o tubos fluorescentes.

Cuando los esquejes tengan raíces podemos aumentar la iluminación sin ningún problema.

La temperatura también es muy importante, se recomienda el uso de invernaderos con calefacción de invierno ya que tienen una temperatura excesivamente baja o alta., los esquejes no se desarrollarán bien o simplemente morirán.

Les recuerdo que el cultivo de cannabis en Italia sigue siendo ilegal a pesar de la última sentencia de la casación que reconoce el cultivo para uso personal.

Puedes mantenerte entrenado cultivando Cannabis CBD a partir de una de las semillas certificadas, donde se aplican las mismas reglas de cultivo y es legal.