Uno de los temas que más moviliza a la defensores de la libertad individual sin duda es la ligada al uso médico y terapéutico del cannabis en nuestro país.

En primer lugar, digamos que afortunadamente se ve el progreso desde un punto de vista general.

Hace unas semanas ha estado circulando la noticia de que, por primera vez desde que se incluyó el cannabis en la Convención Única sobre Estupefacientes, su estado en derecho internacional era actualizado.

L ‘Organización Mundial de la Salud (OMS), la única agencia encargada de hacer esto, ha evaluado oficialmente toda la evidencia disponible y está emitiendo recomendaciones estudios sobre el valor terapéutico y los daños relacionados con el cannabis.

El resultado muy exitoso reconoce claramente la Aplicaciones médicas de cannabis y cannabinoides, los repone en el farmacopea, equilibra los posibles daños y anula efectivamente la posición de la OMS mantenida desde 1954.

En detalle elOrganización Mundial de la Salud (OMS) pregunta la eliminación de toda la planta marihuana y resina cannabis de la Lista IV, la categoría más restrictiva de una convención sobre drogas de 1961 firmada por países de todo el mundo.

La OMS también está tomando medidas para aclarar que los preparados basados ​​en cannabidiol y los concentrados de CBD que no contengan más del 0,2% de THC “no están bajo control internacional”.

Extractos cannabis e tintes deberían eliminarse de la Lista I de la Convención Única sobre Estupefacientes y los compuestos farmacéuticos que contienen THC deberían incluirse en el Anexo III de esa convención.

Consecuencias

En conjunto, las recomendaciones, si se adoptan, representarían un reconocimiento formal del hecho de que los órganos rectores del mundo equivocado sobre los daños y beneficios terapéuticos de la marihuana por décadas.

La nueva postura de la OMS llega en un momento en el que un número creciente de países se está moviendo para reformar sus políticas de cannabis.Como tal, un paso a la ONU podría alentar a otras naciones a reducir o derogar sus leyes de prohibición.

La buena noticia es que 53 países de las Naciones Unidas ahora deben aprobar estas recomendaciones de la OMS, modificando los efectos de la Convención por mayoría simple de votos.

Los estados miembros de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas (CND) recibieron las recomendaciones sobre cannabis de la Organización Mundial de la Salud y expertos en adicción a las drogas (ECDD), que se esperaban para diciembre.

Hasta la fecha, no se sabe cómo reaccionará Italia, que en 2014 ya reclasificó el cannabis, ni cuáles son las prioridades del gobierno de Conte en relación a las políticas de drogas. Sería apropiado un debate parlamentario.

Uso médico y terapéutico del cannabis

Aunque los estudios sobre esto todavía son pocos en el mercado hoy en día hay 5 drogas a base de cannabis, cada uno contiene un porcentaje diferente de las diferentes moléculas activas, utilizado principalmente para el control de náuseas, vómitos, apetito en pacientes sometidos a quimioterapia.

Junto a este uso, bien documentado en la literatura científica, junto con algunos estudios sobre las ventajas del uso de cannabis en el control del dolor crónico.

A estas indicaciones se suma – mediante el uso de la droga a base de cannabis Sativex – el control de los espasmos musculares en personas con esclerosis múltiple.

Los efectos inducidos por el consumo de marihuana son variados y dependen esencialmente de los porcentajes de las diferentes moléculas presentes en la preparación y de los métodos de administración.

LEER
Expo de cannabis en Milán: ¡Liga y 5 estrellas aún divididas!

El efecto principal es analgésico y relajante. Esto sucede porque las principales sustancias contenidas en la marihuana interactúan con los receptores endocannabinoides., proteínas particulares encargadas de regular el dolor, el apetito, el estado de ánimo y la memoria.

En condiciones fisiológicas, para regular estas funciones, nuestro cuerpo produce sustancias muy similares, endocannabinoides, a las presentes en las plantas.

Más allá de estas evidencias en nuestro país La desconfianza hacia estas moléculas, probablemente debido a un conocimiento inadecuado de los efectos terapéuticos, todavía está muy extendida..

En cuanto al uso, las formas más utilizadas son el ahumado, la vaporización y la infusión. La elección depende del efecto deseado y de la formulación farmacéutica inicial.

La situación en Italia

A partir de finales de 2017 en Italia, se ha podido tratar también a través de terapias basadas en cáñamo medicinal. De hecho, existen diversas evidencias científicas que identifican múltiples aplicaciones en el campo farmacológico y terapéutico en las inflorescencias de esta planta.

Pero más allá de las apariencias en Italia, a pesar de ser legal desde hace más de diez años, tratarse uno mismo con cannabis medicinal es de hecho una carrera de obstáculos que requiere tiempo, perseverancia, un conocimiento profundo de las leyes y reunirse con profesionales informados dispuestos a ayudarlo.

Incluso en presencia de todos estos componentes, debemos esperar que los medicamentos estén disponibles en el mercado. Todos los factores que hacen del cannabis medicinal un lujo al que pocos pacientes en Italia tienen acceso.

En teoría, obtener cannabis medicinal es bastante sencillo: una vez diagnosticada una de las dolencias mencionadas, acudes a un especialista y pides un plan de tratamiento.. Esto puede ser suscrito por la ASL, que debe asumir los costos de los tratamientos y proporcionárselos al paciente. O bien, puede acudir a especialistas o médicos generales para que le presenten las recetas en farmacias con cannabis medicinal.

Pero la práctica es otra historia. En primer lugar, muchos ni siquiera intentan que la ASL les firme su plan de tratamiento: demasiado complicado, demasiado largo, demasiado difícil para tener suministros todos los meses.

Por tanto, salvo casos raros, optamos por obtener los medicamentos con receta, asumiendo los costes, hoy hablamos de unos 12 euros el gramo, para terapias que en promedio rondan los 150 gramos al mes.

La primera y más concreta dificultad a la que se enfrenta un paciente que quiere ser tratado con marihuana es encontrar médicos que tengan las habilidades y la voluntad para recetarla.

Por un lado, no existen cursos oficiales de formación sobre el tema, por lo que corresponde al médico indagar y comprender cómo prescribir, en qué dosis y en qué forma. El segundo tiene que ver con la cultura a la que pertenece el cannabis y con todo lo que está asociado. Para decirlo en palabras más simples, con la dificultad que tenemos en Italia de ver el cannabis como un medicamento y tratarlo como tal.

No debería haber nadie en el mundo que pueda dictar cómo curarnos, imponer drogas, a menudo por razones económicas y políticas a pesar de que el cannabis tiene menos efectos secundarios y aumenta la calidad de vida de varios pacientes. Debemos tener la libertad de informarnos, comprender y elegir lo que nos conviene.