No solo las personas, sino también nuestros amigos de cuatro patas pueden beneficiarse del uso de CBD y mejorar la calidad de vida.

La presencia también en las mascotas de los receptores del sistema endocannabinoide permite actuar sobre problemas como la ansiedad, el dolor y la inflamación ayudando a regular el sistema biológico y neurológico, mejorando las funciones cardiovascular y digestiva.

A medida que la ciencia continúa produciendo publicaciones sobre beneficios de usar CBD en el tratamiento de síntomas comunes a nuestros gatos, perros, caballos y otros peludos amigos, (… y la cuestión de la legitimidad de su uso en medicina sigue abierta), un número cada vez mayor de profesionales veterinarios, especialmente en América, pero ahora también en Italia, toma en consideración el tratamiento a base de CBD como sinérgico o alternativo a las terapias convencionales.

Beneficios del CBD para uso veterinario

El CBD se considera seguro y libre de contraindicaciones para las mascotas en el tratamiento de diversas situaciones desagradables que intentamos resumir a continuación.

– La CBD Esta usado contra las náuseas para recuperar el apetito en caso de intoxicaciones de diversa índole y para aliviar problemas digestivos.

– La El CBD puede aliviar los trastornos del comportamiento y postraumáticos como ansiedad, estrés por separación o abandono, miedos y fobias al ruido, agresión.

El CBD es un gran antiinflamatorio y por tanto ideal en el tratamiento de inflamaciones crónicas que afectan al sistema musculoesquelético como la osteoartritis y la artrosis.

– El CBD se puede utilizar como complemento de las terapias convencionales en el tratamiento de la epilepsia, las convulsiones y los síntomas del cáncer, como náuseas y dolor.

LEER
Cómo hacer un filtro de barril: consejos y trucos

– El CBD tiene una función protectora tanto del sistema nervioso como circulatorio y, en consecuencia, es de gran ayuda para los animales en la vejez.

La dosis correcta

En el caso de los humanos, también para los animales, la dosis adecuada depende de varias variables, como la sensibilidad subjetiva al CBD, el tipo de síntoma que se quiere aliviar, la concomitancia de tomar otras sustancias / fármacos. Ciertamente siempre es recomendable el consejo de un veterinario. Alternativamente, puede proceder en pasos con pequeñas dosis, incrementándolas hasta encontrar los efectos beneficiosos encontrados. Sin embargo, al ser una terapia real, debe tener mucha paciencia (incluso algunas semanas) para controlar los resultados y encontrar la dosis correcta. Esta forma de operar en el caso del CBD es segura porque si podemos hablar de su efecto secundario, el único que encontramos es la aparición de somnolencia principalmente por sobredosis.

Cómo administrar CBD

Los productos de CBD que se pueden administrar a nuestros amigos de 4 patas deben estar libres de THC ya que es tóxico para su cuerpo. En el mercado se pueden comprar Aceites de CBD para uso veterinario y preparaciones comestibles que contengan CBD. Se recomienda el uso de gotas en lugar de debajo de la lengua además de la comida.