La CBD o cannabidiol es uno de los cannabinoides que se encuentran comúnmente en el cannabis. Este ingrediente activo está ganando una popularidad creciente en el campo terapéutico y en medicina natural ya que parece ofrecer al organismo los más variados beneficios. Hay muchos debates sobre el tema en curso, ya que numerosos estudios e investigaciones relacionadas con el tema relativo aplicación de CBD que, entre las innumerables ventajas que puede conferir, parecería representar un coadyuvante eficaz en el tratamiento del cáncer. Aunque, sin embargo, es prematuro afirmar que el mismo principio activo puede representar uno real. tratamiento paliativo del cáncer, ahora se ha establecido que el CBD encuentra una retroalimentación considerable sobre el manejo de los síntomas que generalmente ocurren debido a la enfermedad, reduciendo también aquellos que pueden ser efectos secundarios datos de terapias relacionadas.

El tema de numerosas investigaciones y un motivo de interés es, en particular, elaceite de cannabis en el tratamiento del cáncer: en la actualidad no hay nada seguro sobre su eficacia real, aunque en las últimas décadas se han encontrado testimonios bastante prometedores al respecto, que ciertamente contribuyen a alimentar las esperanzas de los pacientes y enfermos terminales. Un estudio realizado en 1975 en ratones de laboratorio informó que la combinación de THC y CBN o cannabinol ralentizaría el curso de enfermedades como el cáncer de pulmón. En 2014, sin embargo, se descubrió que el THC y el CBD podrían promover la eficacia de la radioterapia, aunque esta investigación todavía se llevó a cabo solo en células animales. Un caso clínico reciente causó sensación en el que un paciente que padecía cáncer de pulmón rechazó los tratamientos convencionales, favoreciendo lauso de aceite de CBD y posteriormente notando una regresión de la enfermedad. Hipótesis simples, al menos hasta este momento, ya que y si de hecho el cannabis puede representar una ayuda válida en el tratamiento del dolor y los síntomas, es igualmente cierto que hasta ahora las investigaciones se han realizado solo en células animales, sin embargo investigación científica contra prueba sobre cómo los cannabinoides pueden interactuar realmente con las células cancerosas humanas. Y aunque son muchos los casos en los que se ha visto al cuerpo humano confirmar la eficacia de ingredientes activos contenidos en la marihuanaDe hecho, este escenario podría parecer puramente subjetivo, al menos hasta que la investigación científica al respecto encuentre confirmación a gran escala.

Hasta este momento, por tanto, no hay evidencia suficiente para discutir si el aceite de cannabis tiene el potencial de curar el cáncer. Por tanto, serán necesarios estudios de amplio espectro ya largo plazo realizado en seres humanos, con el fin de determinar su eficacia así como los métodos de uso.

El aceite de cannabis da buenos resultados en la lucha contra el cáncer. Los primeros resultados de un estudio científico

Sin embargo, causó sensación el caso de un hombre de 81 años procedente del Reino Unido, cuya información general se desconoce, que optó por tomar aceite de CBD para combatir el cáncer de pulmón que le afectaba desde hacía tiempo, rechazando las terapias tradicionales. Igualmente sorprendentes son los resultados que dieron a conocer los médicos que lo atendían, publicados posteriormente en el Revista Sage Open. De hecho, encontraron que el CBD puede haber jugado un papel fundamental en la respuesta positiva del paciente. La regresión sustancial del adenocarcinoma de pulmón confirmado histológicamente también podría haber dependido precisamente de laautoadministración de aceite de CBD durante aproximadamente un mes, esto se debe a que no se han realizado cambios en el estilo de vida ni en las terapias farmacológicas aplicadas hasta ese momento. Sin embargo, aunque se necesitan más investigaciones tanto in vitro como in vivo, destinadas a evaluar la dinámica real que despierta la acción del CBD sobre las células cancerosas, es deseable que esta solución terapéutica en el futuro se pueda aplicar de manera fácil y exitosa a otras formas tumorales. de entidad variable. Desde hace años el marihuana medicinal se usa ampliamente para frenar no solo los síntomas relacionados con el cáncer: de hecho, ofrece beneficios significativos también sobre los vómitos y náuseas provocados por la quimioterapia y la radioterapia, contra los estados dolorosos y en el tratamiento de la ansiedad, depresión, insomnio, estrés e inapetencia, resultando determinantes.

Cannabis y cáncer: lo que dice la Asociación Italiana para la Investigación del Cáncer

Con la expresión “marihuana medicinal“Generalmente nos referimos a una preparación a base de hojas de cannabis sativa, donde los principales principios activos son precisamente THC o tetrahidrocannabinol y cannabidiol o CBD. A partir de 2016 también en Italia, los mismos derivados del cannabis, como el aceite de CBD, se consideran a todos los efectos como preparaciones de medicamentos recetados de su médico, usando una receta clásica.

El mismo CBD se ha aplicado varias veces en el tratamiento de los principales patologías neurológicas como la epilepsia y parecería ser eficaz incluso si se utiliza contra estados depresivos. En cuanto al cáncer, gran parte de las investigaciones dadas a conocer hasta la fecha se han realizado simplemente in vitro, como demuestra lo publicado en la conocida revista Investigación sobre cannabis y cannabinoides: los estudios revelarían de hecho una actividad citostática reducida pero aún significativa que se traduce en la eficacia del cannabis para reducir el crecimiento celular, sin embargo, aún no se ha demostrado en el cuerpo humano.

Cómo funcionan los cannabinoides endógenos

El cerebro humano es capaz de producir sustancias particulares llamadas endocannabinoides, similares a los que se encuentran comúnmente en el cannabis. Al estudiar estas sustancias, se han aclarado los mecanismos subyacentes a los efectos terapéuticos pero también colaterales del THC, una sustancia típicamente psicoactiva y psicotrópica. Los mismos endocannabinoides son de hecho capaces de actuar en particular sobre el Receptor CB1, presente sobre todo en la corteza cerebral y esto determinaría precisamente los efectos más habituales que da la marihuana como la sensación de euforia y una sustancial reducción de la ansiedad, estrés y dificultades para dormir. Por tanto, las numerosas investigaciones realizadas hasta la fecha han permitido conocer los mecanismos de acción contra Receptores 2-AG, inhibidores de la excitación de las células nerviosas, así como deanandamida, que en cambio desempeña el papel de modulador del estrés determinando así la base fisiológica de la acción promovida por el cannabis y por el propio THC: analgésico, antidepresivo y útil para estimular el apetito en pacientes que padecen náuseas y vómitos provocados por las terapias.

LEER
¿El CBD te ayuda a estudiar?

Uso médico del cannabis y sus derivados

Hay muchas formas de tetracannabidiol disponibles, incluso si la más ampliamente aplicada en el campo terapéutico y farmacológico es la delta-9-THC, considerado por Administración de Alimentos y Medicamentos Los EE. UU. Son útiles para contrarrestar los trastornos relacionados con cualquier forma de cáncer, así como los efectos secundarios provocados por las quimioterapias. Este ingrediente activo se puede tomar fácilmente para inhalación o por ingestión, donde en este caso es metabolizado por el hígado, resultando en efectos significativamente más marcados. Si bien las preparaciones farmacéuticas a base de cannabis que implican la ingesta oral se han comercializado recientemente en los EE. UU., En los Países Bajos, el cannabis medicinal se usa generalmente por inhalación a través de materia vegetal con Contenido de THC titulado y controlado. En cambio, a partir de 2016 en Italia, el Ministerio de Salud, en colaboración con el Ministerio de Defensa, ha comenzado la producción nacional de Cannabis terapéutico en el Planta química farmacéutica militar de Florencia con el fin de poner esta terapia a disposición de los pacientes que padecen enfermedades graves e incapacitantes, en el tratamiento del dolor.

Efectos antitumorales del aceite de CBD

Aunque las expectativas con respecto a la aplicación terapéutica del CBD son alto, hasta la fecha los estudios que han demostrado concretamente el efecto antitumoral potencial sobre los cannabinoides aún deben ser considerados en “etapa embrionaria”, Esto se debe a que no existen manifestaciones reales relacionadas con el ser humano. La investigación realizada en ratones y ratas ha demostrado cómo los ingredientes activos del cannabis son de hecho capaces de promover la inhibición de las células cancerosas a través de la “muerte programada” de las células malignas llamadas apoptosis y otras relacionadas. efectos antiangiogénicos, lo que evitaría el desarrollo de vasos sanguíneos capaces de promover el crecimiento tumoral.

El THC también sería eficaz contra el cáncer de hígado o HCC además de tener un efecto antiinflamatorio sobre el colon que reduciría el riesgo de contraer cualquier forma de cáncer. Y aunque la investigación necesita una mayor confirmación, los médicos e investigadores continúan satisfechos con lo confirmado hasta el momento, esperando avances significativos en el futuro orientados a concretar la idea de utilizar el cannabis como alternativa a las terapias farmacológicas convencional.

Cannabis: un flavonoide podría ser útil en la lucha contra algunas formas de cáncer

Una noticia interesante viene de Boston, donde un compuesto de cannabis alternativa a los cannabinoides, útil en el tratamiento de una forma de cáncer de hecho fatal como el del páncreas que generalmente ofrece solo un 8% de posibilidades de disfrutar de una esperanza de vida de más de 5 años.

Este fármaco, utilizado en investigación, se llama FBL-03G y es la derivada de un flavonoide presente de forma natural en el cannabis. Los investigadores de la Dana-Farber Por lo tanto, han optado por aplicar su potencial terapéutico precisamente en lo que siempre ha sido considerado como la forma tumoral por la mayoría alta tasa de mortalidadEsto se debe a que las células tumorales en este caso tienden a adaptarse a los tratamientos farmacológicos convencionales, volviéndose inmunes a ellos. La investigación realizada mostró que este flavonoide promueve la apoptosis, una vez expuesto Células cancerígenas al recinto. Los resultados, divulgados en las Fronteras de la Oncología, fueron más que satisfactorios como lo testifica el mismo. Wilfred Ngwa, profesor asistente en Harvard e investigador que participó en la investigación.

Semejante flavonoide de cannabis también sería eficaz sobre metástasis, inhibiendo el crecimiento de células cancerosas en otras partes del cuerpo, síntoma que en su mecanismo de acción también incluiría la estimulación del sistema inmunológico. Esto significa que si los hallazgos de la investigación fueran posteriormente confirmados por estudios más profundos, el impacto de este descubrimiento representaría un éxito clínico, en virtud de la oportunidad de tratar un tumor que hoy compromete significativamente la esperanza de vida de los pacientes. esto gracias a la marihuana medicinal.

El aceite de CBD reduciría el cáncer de pulmón

Desde hace años, el cannabis terapéutico se utiliza mucho para reducir los síntomas que afectan a los pacientes con cáncer, los mismos que suelen manifestarse a través de las náuseas, los vómitos y la inapetencia provocada por la quimioterapia, así como el insomnio y la inapetencia. Por tanto, la investigación y la experimentación relacionadas conaplicación en cannabinoides en el tratamiento de los propios tumores. El caso clínico del paciente inglés de edad avanzada que, tras rechazar tratamientos tradicionales como la quimio y la radioterapia, optó por la administración de aceite de CBD causó sensación, despertando el interés de toda la comunidad científica. Italia también, gracias al Instituto Europeo de Oncología, ha dado luz verde a administración de marihuana como complemento de las terapias convencionales con el fin de monitorizar el estado general de los pacientes siguiendo este protocolo de actuación. Un pequeño paso por tanto que esperemos presupone todas las investigaciones clínicas del caso sobre laeficacia de los cannabinoides y derivados en el tratamiento de afecciones y patologías potencialmente discapacitantes: para los pacientes que padecen enfermedades autoinmunes, esclerosis múltiple y Alzheimer, la investigación podría abrir las puertas a nuevas oportunidades, mejorando su vida diaria y, en general, una esperanza de vida bastante pobre.

Cannabis medicinal: muchos pacientes con cáncer lo desconocen

El uso de cannabis en el campo terapéutico hasta la fecha para muchos todavía representa un tema poco conocido y algo nebuloso. Esto es confirmado por un estudio reciente publicado en el Journal of Oncology Pharmacy Practice que dio a conocer que la mayoría de los pacientes con cáncer todavía consideran el cannabis medicinal como un gran tabú. De una encuesta que involucró a 200 pacientes italianos con cáncer monitoreados en tres centros de tratamiento diferentes, surgieron datos bastante significativos: del total, solo el 3% tuvo la oportunidad de discutir con el personal médico sobre eluso de cannabis medicinal. En cambio, la mayoría se ha enterado a través de medios como periódicos y televisión. La misma encuesta resalta cómo la idea de que este tratamiento está destinado exclusivamente a pacientes terminales está todavía bastante extendida, mientras que de hecho ahora se sabe que el cannabis terapéutico representa una ayuda válida en la reducción de los síntomas generalmente causados ​​por tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia y radioterapia haciéndolos tolerables. Es alarmante observar que, aunque mínimamente, muchos de los entrevistados mostraron temer cualquier adicción: el prejuicio a menudo contribuye a frenar el progreso, limitando así la innovación también en el campo médico.